En definitiva la responsabilidad social de la asociación es el compromiso de identificar los problemas de interés como: medio ambiente, pobreza, desigualdad, atención de salud, hambre, desnutrición y analfabetismo y que compete a nuestra organización para emprender acciones que generen impactos positivos en la región, con el aporte de soluciones basadas en la transparencia, pluralidad, sustentabilidad y ética.

La incorporación de la responsabilidad social en la asociación, observada desde cada una de sus dimensiones: económica, social y ambiental, es de profundo análisis dentro del direccionamiento estratégico, por lo que se consideran necesarias las relaciones de solidaridad, cooperación y reciprocidad, privilegiando al trabajo mancomunado y al ser humano como sujeto y fin de su actividad, orientada al buen vivir, en armonía con la naturaleza.

En el entorno empresarial se trata temas como el comercio justo, la cooperación al desarrollo, la lucha contra la exclusión social, la promoción del voluntariado, la conciliación de la vida familiar y social, la protección de la infancia y juventud o la contribución a la sociedad del conocimiento, los cuales se van incorporando como cuestiones emergentes al contenido de la responsabilidad social de nuestra asociación.

Fuente https://revistas.uexternado.edu.co/index.php/contad/article/view/5988/7830